Su segundo álbum, Sedna, salió en 2017 y fue nominada en Mejor Álbum de Música Indígena del Año en los Premios Juno de música en Canadá.

Cuando Fraser escribió o tradujo canciones al inuktitut, su objetivo era “utilizar la música pop como plataforma para fortalecer su idioma” y hacer accesible su música, por lo que mezcló el inglés con su lengua nativa, así como sonidos y temas tradicionales inuit con pop contemporáneo, dijo Simonsen.

En una declaración de 2017 que acompañó el lanzamiento de Sedna, Fraser, quien además de cantante era una activista de los derechos de los jóvenes indígenas, estaba trabajando en un tercer álbum, Decolonize.