Hablar de Madonna es contar 40 años de la historia del pop. Una carrera llena de éxitos, polémicas, premios y fracasos. Ella, hoy con 61 años, sigue siendo una mujer que va más adelante que los demás en la industria, muy creativa y con bastante energía. Al parecer, esa fuerza le cobró factura en esta navidad y un médico, la mandó a casa a descansar, a no hacer nada.

La reina del pop lo contó ayer con honestidad en su cuenta de Instagram con un video de su show en Miami el pasado fin de semana: “Mientras subía la escalera para cantar Batuka el sábado por la noche en Miami estaba llorando por el dolor de mis heridas que ha sido indescriptible en los últimos días. Con cada canción que cantaba, rezaba una oración para que llegara a la siguiente y terminara el espectáculo. Mis oraciones fueron respondidas y lo logré. Me considero una guerrera.

¡Nunca renuncio, nunca me rindo, nunca me rindo! Sin embargo, esta vez tengo que escuchar a mi cuerpo”.

Puede leer: Madonna cancela conciertos por dolores “abrumadores”

¿Qué tiene la diva? No es claro, ni lo ha explicado ni ha dado detalles. Lo único que escribió en su post es que el dolor es una advertencia: “Debo aceptarlo (…) Pasé los últimos dos días con médicos. Escaneos, ultra sonidos, radiografías, sondeando, llorando… Me han dicho muy claramente que si voy a continuar con mi gira, debo descansar lo máximo posible para no causar un daño irreversible a mi cuerpo.

Nunca permití que una lesión me impidiera actuar, pero esta vez tengo que aceptar que no es ninguna vergüenza ser humana y tengo que presionar el botón de pausa. Les agradezco a todos su comprensión, amor y apoyo”.

Lo ocurrido con Madonna hace recordar lo que pasó con Lady Gaga a finales de 2017 cuando también y por fuertes dolores tuvo que cancelar sus conciertos.

Madonna concluyó su mensaje presentando disculpas a los fanáticos por la cancelación de algunos conciertos y deseó felices fiestas.

Horas después publicó otra fotografía en la que añadió que si iba a estar quieta y no iba a hacer nada tenía que hacerlo con estilo. Madonna aparece vestida de Burberry.